Locura de Mamá Framboise

logo_small

MAMAFRAMBOISE

No miento si os digo que Mamá Framboise, posiblemente, sea la mejor pastelería de todo Madrid.

El encanto de este sitio está basado en el libro de Joanne Harris, “Cinco Cuartos de Naranja“, en el que su protagonista, Framboise, añora los dulces que su madre le preparaba de pequeña. Unos recuerdos que afloran con intensidad cuando vuelve a su pueblo natal, en la campiña francesa, por lo que decide abrir un coqueto restaurante que adquiere gran notoriedad gracias a las recetas heredadas de su madre.

Y es aquí donde nos encontramos, en la primera boulangerie/pâtisserie francesa de Madrid, gracias al entusiasmo de unos genios, empeñados en recuperar el romanticismo, y un trabajo basado en la dedicación, el amor y el respeto a la pastelería.

MF-Fernando-VI2_475x3161

Ir a C/ Fernando VI, 23, Madrid

Tartas y pasteles, bollería francesa, macarons, crêpes, chocolates o bizcochos acompañan a granizados de fruta natural, cafés, tés, chocolates y batidos que no dejan a nadie indiferente porque Mamá Framboise siempre está pensando en cómo sorprendernos.

cake-pistachocerezasframbuesamunecos-de-jengibre

Y es que, si pensábamos que no habría nada mejor, ¡Mamá Framboise acaba de abrir su segunda tienda en Madrid!

MAMA-FRAMBOISE_HR_132_475x3161

Ir a C/ Goya, 5 Platea, Madrid

Si la primera Mamá Framboise es de estilo provenzal, este segundo local destaca por su elegancia y amplitud. Se nota que la gente que está detrás pone ganas y corazón. La aventura de Mamá Framboise arrancó en julio del año 2011 y, aunque sus mesas se llenaban cada día en tiempos de crisis, no ha sido hasta 2014 cuando han querido ampliar el negocio. Cualquier empresario habría abierto aquí y allí movido por el éxito, pero Mamá Framboise ha preferido cuidar los detalles y eso se nota en el resultado.

Alejandro Montes, su creador, reconoció a gastroeconomy.com que había llegado a salir de trabajar a las 4 de la mañana y pasear hasta las siete madurando ideas. Esto es a lo que me refiero. Cuando una marca hace bien las cosas, hay que reconocerlo.

¡Enhorabuena, Mamá Framboise!